Transacciones electrónicas: ¿Nos dirigimos hacia un futuro sin dinero físico?

Hace un año Experian y Mitek firmaron un acuerdo de colaboración para mejorar la verificación de la identidad digital y prevenir el fraude online. Un año después, las cifras de transacciones electrónicas realizadas por la plataforma son impactantes: 80 millones de transacciones globales validadas solo en los últimos doce meses, lo que equivale a 1,5 millones de transacciones semanales.

El éxito de esas cifras no solo es un indicador del éxito del acuerdo, sino que muestra una cierta retroalimentación positiva en el mercado de los pagos online.

Por una parte, ciertos factores son una respuesta al creciente mercado de transacciones digitales. Por ejemplo, las recientes modificaciones de normativas como la PSD2, AML, KYC o GDPR responden a una mayor necesidad de regular el entorno digital, para garantizar la seguridad de los usuarios y crear un marco de referencia único a nivel europeo. Otro ejemplo sería el propio acuerdo entre Experian y Mitek, que como parte de la colaboración integraron las soluciones de Mitek Mobile Mobile Verify® y Mobile Fill® en la plataforma antifraude de Experian, CrossCoreTM, lo que permite autenticar los documentos que proporciona el usuario a partir del análisis de los factores de seguridad y otras características del documento.

Estos factores son, como hemos dicho, una respuesta a unos cambios en el mercado. Pero a su vez contribuyen a mejorar la confianza del usuario en los canales de pago digitales, ya que se aumenta la seguridad y el control sobre las operaciones financieras, lo que a su vez hace que crezca el número de transacciones digitales que se realizan a nivel global.

Es cierto que hay otros factores que influyen en este crecimiento, como por ejemplo el hecho de que las generaciones más jóvenes hayan entrado al mercado laboral y aumentado su poder adquisitivo —son menos reticentes a operar online—, o la democratización de la tecnología —dispositivos más asequibles, conexión a internet mejor y más económica—. Pero la confianza online es uno de los elementos más esenciales en el mercado de pagos digitales.

Otro factor que podríamos mencionar es la optimización del proceso de verificación y autenticación del usuario: Actualmente las soluciones son mucho más rápidas, sencillas y eficientes.

Retomando la solución de Mitek para la verificación de la identidad digital que se ha incorporado a la plataforma antifraude de Experian incorpora un avanzado sistema de reconocimiento facial por biometría, con lo que no solamente se incrementa la seguridad, sino que se reduce el tiempo necesario para la operación y se mejora la experiencia del usuario, lo que se traduce en una ventaja competitiva para la empresa.

Además, Experian aplica analítica avanzada a los datos obtenidos para detectar posibles fraudes y actividades sospechosas, sin que esto afecte a la eficiencia del proceso de verificación del usuario.

En resumen, los partnerships como el de Mitek y Experian responden a una necesidad manifiesta del mercado, pero a su vez son uno de los factores que contribuyen a que el ecosistema de pagos digitales avance y se consolide.

Ambas compañías estuvieron presentes en el Money 20/20 Europa, en Ámsterdam. Es el evento mundial más grande en el que se reúnen las industrias de pagos, FinTech y servicios financieros para mostrar sus últimas soluciones y ofrecer su visión sobre el futuro del dinero.