Tendencias e-commerce 2016: seguridad digital y experiencia del usuario

Las claves del e-commerce, y especialmente del m-commerce, se centran en dos factores: la experiencia global que ofrecemos a nuestros usuarios y la seguridad de los datos que estos nos transmiten.

Muchas empresas decidían sacrificar la experiencia del usuario para ganar seguridad, pero esto ya no es suficiente: el consumidor pide soluciones disruptivas que no le hagan renunciar a ninguno de los dos aspectos.

Los datos nos transmiten exactamente eso: el 89% de consumidores utiliza el smartphone para comprar, lo que se ha traducido en un incremento de facturación proveniente de dispositivos móviles del 65% solo en el año anterior. Además, la previsión indica que el m-mobile crecerá un 300% más rápido que el e-commerce.

Pero este potencial también tiene su lado oscuro: un 30% de usuarios abandona la compra si la web no está optimizada para móviles. Durante el proceso de compra, las experiencias negativas también nos perjudican: un 88% de consumidores ha tenido alguna durante el proceso de compra, y en un 60% de los casos lo lleva a abandonarla. Por otra parte, el 62% de usuarios está preocupado por la seguridad de sus datos.

Y esto último no es gratuito: un 48% de los españoles ha sufrido algún intento de fraude online, fraudes que por otra parte suponen unas pérdidas de 7 billones de dólares anuales solo en España.


¿Cuál es la solución?

En primer lugar, no renunciar a la seguridad o la experiencia de usuario en detrimento de una u otra. Establecer una estrategia de ventas multicanal nos permitirá llegar a nuestros usuarios por la vía que prefieran. Un check-out integrado y personalizado y un formulario perfectamente optimizado son fundamentales para una buena experiencia. Por último, las soluciones disruptivas para mejorar la seguridad digital y reducir al máximo el fraude online están cada vez más implementadas en todos los sectores.