Los fraudes online en el sector bancario

El aumento del uso de Internet para nuestras gestiones del día a día ha sido paralelo al incremento de los fraudes por Internet. ¿Quién no ha recibido un email de algún país africano que le pide que le dé la cuenta bancaria para hacer una transferencia por una herencia millonaria, o de nuestra “propia” entidad bancaria que nos pide confirmar datos que en teoría nos ha proporcionado ella misma, como el acceso a la banca online?

Ponemos ejemplos del sector bancario porque es donde tienen el foco la mayoría de ciberestafadores: el 48% de usuarios españoles ha sufrido intentos de fraude online.

¿Qué hacemos mal?
La mayoría de usuarios tenemos hábitos que, aunque no nos demos cuenta, comprometen la seguridad de nuestros datos.

  • El 81% confiamos en la seguridad del banco para evitar estafas. Y el banco puede poner medidas, pero en última instancia la responsabilidad, y el problema, son nuestros.

  • El 57% pensamos que podemos autoprotegernos. No tenemos en cuenta que nos enfrentamos, en muchos casos, a verdaderos artistas de la ciberestafa.

  • El 36% no tomamos medidas de seguridad cuando usamos Wi-Fi públicas. A menudo ni nos planteamos que esto pueda suponer un problema, y es donde estamos más expuestos.

  • El 33% prestamos poca atención a la seguridad de los sitios donde introducimos los datos. El uso habitual, las prisas, el “por una vez no pasa nada”…

  • El 30% almacenamos datos financieros en los dispositivos con Internet. ¿Quién no ha guardado las contraseñas de uso más frecuente en el móbil? Además, Google lo pone tan fácil…

  • El 20% no protegemos las contraseñas que usamos. Contraseñas fáciles y fácilmente accesibles nos convierten en un blanco ideal.



¿Cuáles son las consecuencias?
Aunque a veces esta exposición no tiene consecuencias graves, en muchas ocasiones sí supone un problema y verdaderos quebraderos de cabeza para las personas afectadas.

Por ejemplo, un 33% de personas no recuperaron el dinero perdido en una estafa online. Y se pierden una media de 218 € por cada estafa, lo que indica que los estafadores no se limitan a cuentas con mucha liquidez, les vale cualquiera.

Consejos para evitar las estafas online
A pesar de todo, hay una serie de consejos que podemos tener en cuenta para evitar caer en estas estafas:

  • No hacer transacciones bancarias con Wi-Fi gratuitas.

  • No acceder a nuestro banco desde un correo electrónico.

  • No guardar nuestros datos bancarios en el móvil.

  • Comprar solo en tiendas con sello de seguridad.

  • Descargar siempre apps oficiales.

  • Tener el antivirus siempre actualizado.



¡Esperamos que te ayude a evitar sustos en el futuro!