Las 6 claves del fraude en m-commerce retail

En los últimos años el comercio electrónico a través del móvil ha aumentado a un ritmo acelerado, y las tendencias indican que continuará creciendo en el 2015. Pero este incremento del m-commerce, en especial en el sector retail, ha comportado también una mayor vulnerabilidad frente a los fraudes, según muestra un reciente estudio de LexisNexis. En este artículo te resumimos las seis claves.

1. ¿Por qué el sector retail apuesta por el m-commerce?
Las empresas que han apostado por introducir este canal en su estrategia de negocio fundamentaron su decisión en la comodidad del cliente (85%) y en las expectativas del público por disponer de distintos tipos de canales de compra (61%).
Así, el 23% de las empresas creen en la importancia de integrar el m-commerce en su estrategia, y un 48% lo ven como un valor añadido para competir en su sector. Un 36% quiere invertir con la finalidad de aumentar su eficiencia y ahorro.

2. ¿Cómo introducirán las empresas retail este canal en su estrategia?
Las inversiones para introducir el m-commerce en la estrategia se centrarán en tres áreas: Un 38% incrementará la visibilidad de este canal a través de sus tiendas y sitios web; un 26% formará a sus empleados en el procedimiento y técnicas; y un 20% aumentará sus esfuerzos de marketing hacia el canal.

3. ¿Qué problemas puede suponer el canal m-commerce?
Hay que tener en cuenta que en el 2014, del 15% de las empresas que disponían de él, las transacciones recibidas a través del canal solo representaron un 14% del volumen total, y además el 21% de los fraudes fueron atribuidos a estas transacciones.
Estos datos quedan reflejados en la opinión de las mismas empresas que han implementado el m-commerce, de las cuales un 61% consideran inseguro el canal.
A pesar de tener un número inferior de transacciones en comparación a otros canales, el total de fraudes supera en un 20% a los otros. Definitivamente, queda mucho por investigar para mejorar la seguridad del canal.

4.¿Cuáles son los fraudes más comunes?
Los tipos de fraudes más comunes a través de este canal son básicamente dos: el ya famoso robo de identidad (32%) y la solicitud de devolución o reembolso (30%).
Solo estas dos modalidades suponen el 62% de fraudes en m-commerce, por lo que las recomendaciones se orientan a enfocar esfuerzos en reducir estos dos tipos.

5. ¿Qué gastos suponen los fraudes por m-commerce?
Cada dólar perdido por fraude supone un coste de $3,34. En comparación con los costes que conllevan los fraudes en otros canales, este es poco, gracias a que el importe unitario medio por venta es bajo. En este sentido, la estrategia de negocio multicanal les da cierta ventaja a los retails.

6. ¿Qué podemos hacer para prevenir el fraude en m-commerce?
El estudio nos da tres recomendaciones básicas:

  • Realizar un seguimiento específico del fraude móvil, separado del resto de canales, para llevar a cabo una evaluación detallada y así diseñar la solución más adecuada.

  • Establecer, fijando la operativa concreta, una buena comunicación con la entidad bancaria, para poder realizar un doble seguimiento de las transacciones que se realizan.

  • Buscar y aprovechar las soluciones existentes para prevenir fraudes online. Es curioso porque el 15% de los m-commerce destacan la falta de soluciones, pero pocos aplican las existentes.


En resumen, y dado el m-commerce es un canal estratégico clave para el sector retail al que sería poco recomendable renunciar, la reducción de pérdidas por fraude pasa por mejorar el control y la seguridad de las transacciones online.

Fuente: 2014 LexisNexis® True Cost of FraudmCommerce