¿Cómo se verifica la identidad digital de una persona?

Cada vez operamos más por internet, pero a la vez también nos preocupamos más por la seguridad de nuestros datos.

Las transacciones son cada vez más fáciles, más cómodas. Introducimos nuestro nombre, email, tarjeta de crédito y datos de envío, y pedido hecho. Pero, ¿Cómo sabe una empresa que somos quienes decimos ser? ¿Es realmente tan fácil suplantar nuestra identidad y hacerse pasar por nosotros?

El hecho es que, aunque el fraude de identidad es todavía un problema muy real para personas y empresas, las técnicas de verificación de la identidad y prevención del fraude online son cada día más sofisticadas. De forma muy resumida, y sin entrar en detalles para no dar ideas a los posibles estafadores, estas son algunas de las técnicas que de forma combinada se utilizan para verificar la identidad de una persona en internet.

Documento de identidad

Cuando se autentica un documento de identidad se validan dos factores. En primer lugar, que el documento sea auténtico y no una falsificación. En segundo lugar, que se corresponda con la identidad real de una persona, que esta sea quien dice ser (que exista, que se encuentre con vida y que sea a quien representa el documento).

  1. Autenticación de las medidas de seguridad del documento, como el kinegrama o detalles insertados con tintas ultravioletas o infrarrojas.

  2. Lectura de todos los campos de datos, desde el nombre y apellidos a los caracteres OCR-B.

  3. Verificación de los datos en bases de datos oficiales, para comprobar que no se han falsificado o robado.

Identidad física

Un paso esencial en el proceso es verificar la identidad física de la persona, es decir, saber quién se encuentra realmente al otro lado de la operación o transacción que se está realizando.

  1. Reconocimiento facial por biometría, con un selfie. Es un paso rápido y sencillo para el usuario. Además, las nuevas tecnologías permiten una verificación mucho más fiable que el reconocimiento visual realizado por una persona.

  2. Comparación del selfie con la foto del documento. Con una fiabilidad de más del 99%, nos indica si la persona es la misma que en el documento de identificación.

  3. Prueba de vida o liveness para ver si la persona existe, es decir, que por ejemplo no se trate de una foto de una foto.

Identidad digital

El tercer paso que se lleva a cabo es la conexión entre la identidad digital y la identidad real de la persona. Los algoritmos que realizan esta verificación son complejos y sofisticados, y analizan, entre otros elementos:

  1. Validan el teléfono y el email asociados a la operación, es decir, los que proporciona el usuario.

  2. Geolocalizan al usuario, para ver si sus movimientos son coherentes.

  3. Se analizan sus redes sociales (Social Network Analysis).

¿Cuánto se tarda?

Los procedimientos de verificación de la identidad son cada vez más rápidos y fáciles de utilizar para el usuario. Hay soluciones totalmente automáticas que permiten realizar un proceso de onboarding, o alta de una cuenta online, en menos de 20 segundos.

¿Es realmente fiable?

Las soluciones tecnológicas actuales son mucho más fiables que, por ejemplo, cualquier verificación manual. En el caso de ICAR, la solución para la verificación de la identidad tiene un índice de fiabilidad del 99,8%.

Beneficios de la verificación de la identidad digital

Para la empresa, las tecnologías automáticas de verificación de la identidad le permiten mejorar la experiencia de usuario, ya que permite realizar altas y transacciones de forma mucho más rápida y fácil. Esto reduce drásticamente el abandono del proceso de onboarding. Por otra parte, le ayuda a reducir el fraude online, un problema que genera pérdidas de millones de euros cada año en el sector financiero.

Para el usuario, además de la facilidad de uso, estos sistemas incrementan la seguridad de sus datos personales y financieros cuando realiza una operación online, y reducen el riesgo de que se suplante su identidad.