6 + 6: Seis objetivos y seis barreras de la banca digital

La banca digital avanza de forma imparable. A veces a base de ensayo y error, y de forma desigual según la entidad. Pero avanza.

El sector financiero sabe dónde quiere llegar, y cómo tiene que hacerlo. Pero, ¿está cerca de conseguirlo? Algunas entidades parece que sí, otras no está tan claro. Los cambios necesarios para la transformación digital no son solo tecnológicos, sino de cultura empresarial y de modelos de negocio. Unos cambios que, en entidades tan megalíticas y ramificadas como la banca tradicional, no son fáciles de implementar con rapidez.

6 objetivos de la banca digital

Si las entidades financieras quieren sobrevivir a la digitalización de su sector, y no solo sobrevivir, sino aprovechar al máximo los nuevos paradigmas, tiene por delante seis objetivos prioritarios.

  1. Desarrollar modelos de negocio centrados en el consumidor, con experiencias digitales que los diferencien de la competencia y respondan a los nuevos comportamientos de compra. Según un estudio de PWC, el 30% de entidades financieras consideran que la mejora de la experiencia del usuario es el factor más importante en su estrategia digital.

  2. Optimizar la distribución. La experiencia debe ser cada vez más multicanal —especialmente en online, móvil y social media—.

  3. Simplificar los procesos y operaciones. No se trata simplemente de traspasar los procesos offline a online, tienen que repensarse desde una perspectiva 100% digital.

  4. Conseguir información relevante. Tener la capacidad y las herramientas necesarias para obtener información relevante del Big Data será una clara ventaja competitiva.

  5. Innovar de forma proactiva. Quizás uno de los cambios más profundos en el sector a nivel de cultura empresarial: pasar a una innovación proactiva, buscar y favorecer los cambios.

  6. Invertir en seguridad para la verificación de la identidad del usuario, y seguridad de los datos y las transacciones.

6 barreras a la banca digital

La transformación digital del sector financiero también tiene su lado oscuro, entendiendo como 'oscuro' los hándicaps a superar. Así, ¿qué le impide a la banca sacar el máximo provecho a la evolución digital?

  1. Los propios sistemas centrales de la banca, complejos y tradicionales.

  2. El entorno regulatorio.

  3. La falta de presupuesto.

  4. La cultura organizacional.

  5. La falta de talento y/o habilidades.

  6. La falta de implicación de la dirección.

Unas barreras que no se solucionan de la noche a la mañana, y que suponen un freno importante para el sector.

Y como suele pasar con los cambios en cualquier sector, hay algunas entidades que lideran estos cambios, y otras que todavía se ven ancladas a los procesos y la mentalidad tradicionales.

Como ejemplo paradigmático, BBVA no solo invierte en tecnología: ha apostado por adaptarse al cambio digital a través de una nueva cultura empresarial, con formas de trabajo más ágiles y flexibles. Además, adquirió la start-up Spring Studio, especializada en experiencia de usuario, y Openpay, una start-up de comercio electrónico, como parte de su estrategia de implementación de nuevas tecnologías.

Lo que nos queda por saber es en qué punto se encuentra el sector en general. Las tecnologías están disponibles. Quizás lo más difícil sean los cambios a nivel interno.